¿Qué sentiré?

Estos pueden ser débiles, moderados o fuertes y varían de una persona a otra.

Entre estos se encuentran:

  • Rigidez muscular o espasticidad -espasmos musculares o calambres.
  • Trastornos visuales (perdida de visión, visión borrosa o doble, etc.)
  • Perdida de la audición.
  • Dificultad para hablar.
  • Mareos.
  • Debilidad en los músculos de las extremidades.
  • Cansancio inusual.
  • Adormecimiento u hormigueo (perdida de sensibilidad) de cualquier parte del cuerpo.
  • Dificultad para andar o caminar.
  • Perdida del equilibrio y del balance.
  • Temblores.
  • Tic nerviosos.
  • Mala coordinación en los movimientos.
  • Perdida del control de la vejiga o intestino (incontinencias)
  • Problemas sexuales.
  • Problemas con la memoria, concentración, atención, falta de sentido común y dificultad para la resolución rápida de problemas.
  • Parálisis parcial o completa de cualquier parte del cuerpo.